Artículos Históricos Noticias World of Warships

Prinz Eugen: ¡El nuevo Crucero Alemán Premium Tier VIII del World of Warships!

Prinz Eugen

Uno de los pocos barcos alemanes en sobrevivir a la guerra en condición de combatir. Se hizo fama de barco con suerte y especialmente correoso. Sobrevivió al hundimiento del Bismarck cuando media flota inglesa los buscaba. Sobrevivió a cruzar el canal de la mancha frente a las narices de la Royal Navy. Sobrevivió a perder 20 metros de popa por un torpedo. Y finalmente Sobrevivió al implacable rodillo soviético que machacó a toda la Wehrmacht hasta la derrota final de Alemania. Esta es la historia de un superviviente.  

Historia

Desarrollo

El Prinz Eugen es el tercer barco de la clase Hipper, uno de los pasos definitivos en el rearme naval alemán. Tras la primera guerra mundial, Alemania había quedado atada por el tratado de Versalles a no construir barcos que superasen las 10.000 toneladas. Sin embargo las potencias vencedoras, agobiados por los costos que implicaba otra carrera armamentística naval decidieron firmar un tratado que limitaba las contracciones navales. Así se impusieron a sí mismas el límite de 10.000 toneladas en cruceros. Los diseños que surgieron de estos límites buscaron maximizar el aprovechamiento del tonelaje, llevando un potente armamento, teniendo una buena velocidad pero a expensas del blindaje.

Esto hizo que en la década del 20 los alemanes creasen los llamados “acorazados de bolsillo”. Pensado para la guerra de corso, serían a grosso modo cruceros con cañones más grandes que sus contemporáneos y con velocidad para huir de los acorazados.  Estos motivaron una nueva expansión naval y el surgimiento de barcos más potentes para cazarlos (véase el “Dunkerque”). Por su parte Alemania pudo obtener un nuevo tratado con Inglaterra que lo liberaba efectivamente de Versalles, pero que le limitaba a un 35% de la flota inglesa.  Alemania, además, debía construir  de acuerdo a los lineamientos del tratado de Washington. Esto implicaba que sus próximos cruceros debía ser de 10.000 toneladas y armado con cañones no más grande que 200 mm.


La existencia del Dunkerque también obligaba a que este buque fuese lo suficientemente rápido para escapar de estos acorazados rápidos. Pero a su vez el blindaje debía ser capaz de resistir los impactos de cruceros livianos a las distancias comunes de combate. Todo esto en un casco de 10.000 toneladas estándar. Tales exigencias habían torturado a los diseñadores navales desde que se firmo el tratado. Y varias potencias habían ensayado soluciones imaginativas para sus diseños con resultados variados. Los alemanes presionados por el tiempo decidieron la más simple: mintieron y sus Hippers iban a ser bastantes más pesados que lo declarado.

Diseño

Como dijimos la clase Hipper trataba de satisfacer todas estas necesidades. Largo rango de acción para las tareas de corso. Velocidad para escapar de los “Dunkerques” o cualquier otro acorazado rápido. El mejor armamento que permitiese el tratado. Blindaje para enfrentarse a cualquier crucero liviano que lo alcanzase y que por lo menos igualase al mejor diseño de las otras potencias (en particular el “Algerie” francés). Y además preveía que el teatro de operaciones fuese el Atlántico Norte.

Motor

La planta motora se decidió que fuese de turbinas de vapor. El diesel fue considerado pero la necesidad de mayores velocidades, además de otras ventajas como un diseño más compacto, hizo que se decidiesen por estas. Lamentablemente para la clase la fiabilidad de estos siempre fue un problema. Sin embargo le daban una velocidad máxima de 32 nudos que era muy aceptable para la función.  Otro problema derivado fue el alcance escaso para funciones de corso.


Armamento

El armamento principal  fue el excelente “20.3 cm SK C/34”. El cañón más grande permitido en un crucero por los tratados navales en ese momento. 8 cañones en 4 torretas. Disparaba un proyectil de 122 kg a 925 metros por segundo. Esto le daba un buen alcance y una trayectoria muy tensa con un alcance máximo de 30 km. La cadencia de tiro también era bastante buena.
La batería antiaérea pesada eran 12 cañones de 105mm en 6 torretas dobles (3 por banda) que fungían como secundaria llegados el caso.

La batería antiaérea liviana era en un principio 12 cañones automáticos de 37mm en 6 montajes. Y eran complementados por 8 cañones automáticos de 20 mm en montajes simples. Sin embargo estas baterías fueron modificadas durante la guerra. El 37 mm no fue considerado un gran éxito en esta función. La configuración que vemos en el juego es:
2 montajes dobles  de 37mm a ambos lados del telemetro principal.

  • 6 montajes cuádruples de 37 mm repartidos por la superestructura.
  • 18 Bofors de 40mm individuales (probablemente el mejor antiaéreo de la guerra) repartidos por todo el barco.

También llevaba torpedos. El G7a T1 ya conocido bastante. 4 lanzadores triples, dos por banda. Su arco de disparo era bastante generoso. En el juego lo tenemos con la configuración de 6 km de alcance y 64 nudos de velocidad.

Blindaje

El blindaje es aceptable para las limitaciones en la construcción de cruceros y comparable a la de cualquier contemporáneo, pero sigue siendo sin embargo una protección débil. Se uso el archiconocido acero Krupp cementado en las variantes Wotan Hart y Wotan Weich. La cubierta blindada llegaba a 50mm y la cubierta superior a un máximo de 30mm. El blindaje de cintura era de un máximo de 80 mm. La cubierta blindada se conectaba con el blindaje de cintura a través de una cubierta inclinada de 50mm. Mientras que en las torretas llegaba una máximo de 160mm el blindaje frontal.

La protección submarina no eran bulges anti torpedos propiamente dicho si no bulges vacíos con una delgada pared exterior de 20mm.

Historial de Servicio

No son muchas las operaciones en que se vio involucrado el Prinz Eugen. Pero casi todas fueron muy riesgosas.

La primera fue Rheinübung, el intento de raid al atlántico norte con el Bismark. En el post sobre el Bismark, cubrimos extensamente esta así que no vamos a profundizar. En la batalla del estrecho de Dinamarca, el Eugen era el barco más débil de los presentes, pero tuvo la suerte de escapar sin problemas. También se anoto varios impactos contra la pareja británica.

Tras este combate, el Bismarck había quedado dañado y debía volver a puerto; Lutjens, el almirante a cargo de la operación, le ordeno al Prinz Eugen alejarse y seguir la tarea de corsario de manera independiente. Un giro del Bismark le permitió hacer esto y se separaron.

Igual la misión no pudo llevarse a cabo ya que surgieron problemas en los motores y el Eugen debió volver a puerto eligiendo Brest en la Francia ocupada.
En Brest se sometió a los arreglos pertinentes, pero el puerto estaba bien dentro del alcance de los bombardeos británicos que regularmente machacaban a todo barco alemán alojado ahí.

Recibir daños y repararlos no era una situación que pudiese continuar mucho tiempo. Más aun Hitler veía a Noruega como el objetivo de los aliados. Así se decidió trasladar al Prinz Eugen junto al Scharnhorst y el Gneisenau a Noruega donde estarían fuera del rango de los aviones británicos y podrían  repeler una intentona de invasión. El problema es cómo llegar a Noruega.

Solo dos caminos hay el primero y más recto pasa por el canal de la mancha. Las mismísimas fauces de la Royal Navy y de la RAF. La otra posibilidad es invertir el camino y salir al Atlántico Norte  y tratar de escullirse por el norte de Islandia. El problema es que en el viaje de ida ya se había perdido el Bismarck y la presencia aérea  aliada aseguraba que sería imposible permanecer en secreto mucho tiempo. La decisión fue intentar lo impensado y cruzar el canal. Se le doto de una poderosa escolta de cazas y se barrio de minas un canal estrecho pegado a la costa francesa. EL 11 de febrero el Scharnhorst, el Gneisenau, y el Prinz Eugen iniciaron su atrevida carrera frente a las costas de Inglaterra.

Los ingleses fueron completamente sorprendidos por esa flota asediada que escapaba cruzando por sus puertas y su reacción fue lenta y descoordinada. Así primero llegaron 6 Swordfish que fueron destruidos, luego las baterías de costa inglesa abrieron fuego pero sin éxito, tras ellas llego el turno a lanchas torpederas que intentaron repetidas veces pero fueron repelidas. Finalmente destructores viejos hicieron su intento de torpedear a la flota alemana pero no tuvieron éxito y el Prince Eugen logró varios impactos en el viejo Worcester.  Los dos acorazados  alemanes golpearon minas que los dañaron un poco, pero el Prinz Eugen llego sin daños  excepto por ametralladoras.

Su próximo teatro de operaciones fue Noruega y ahí fue cuando transportando soldados fue alcanzado por un torpedo disparado por el submarino Trident. El torpedo causó un daño tremendo y cerca de 20 metros de popa quedaron cortados del barco y colgado apenas agarrado. Sin embargo el Eugen resistió este daño catastrófico. Se improvisó una popa y se le colocaron unos timones de emergencia para poder volver a Alemania. 20 metros más corto el crucero comenzó a renguear hacia Alemania, recibió un ataque aéreo pero por azar no fue tocado nunca.

En Alemania fue reparado pero el enorme poder aliado y la decepción de Hitler con la flota de superficie lo pusieron durante 9 meses a entrenar cadetes en el báltico.  Sin embargo la presión de los soviéticos que venían arrollando al ejército forzó a que retornasen al barco a tareas de combate. En Agosto del 44 asiste a la defensa de Tukums. En Septiembre apoya una intentona contra la isla fortaleza de Hogland. Evacua a soldados desde Finlandia y es en este servicio cuando en una niebla espesa choca contra el Leipzig casi partiéndolo a la mitad. Las reparaciones duraron hasta Enero y fue mandado a asistir en la defensa de Königsberg donde disparo más de 4000 proyectiles de sus baterías primarias y secundarias.

Luego de esto el Eugen fue mandado a Dinamarca donde lo encontró la rendición.

Pero este no fue el final para el crucero. Era uno de los pocos barcos alemanes todavía operativos y fue requisado por los norteamericanos.

Estos lo probaron profundamente y quedaron admirados por algunos detalles como la calidad de sus hidrófonos que le permitían detectar a barcos a decenas de kilómetros de distancia. Pero sus maquinarias defectuosas hacían que fuese imposible operarlo.  Fue asignado como blanco a las pruebas atómicas de Bikini. Allí resistió las dos pruebas nucleares, pero comenzó a tener vías de agua y sin tripulación ya que estaba completamente contaminado se dio vuelta y hundió en aguas someras.

Hoy en día todavía se puede ver su casco sobresaliendo del agua. Además una de sus hélices es conservada como monumento en Alemania.

En el juego

El Prinz Eugen se comporta muy similar al Hipper, de quién es un hermano. Sus características definitorias son el comportamiento de sus diferentes proyectiles. Su AP es soberbia, hace ciudadela en cualquier otro crucero con una facilidad pasmosa. Además esta tiene una elevada velocidad inicial lo que le da una trayectoria tensa y fácil de apuntar. Por el contrario su HE es decepcionante, con una probabilidad de incendio baja en comparación.

Ambas performance hacen que el Eugen sobresalga en el combate contra otros cruceros donde su AP arranca pedazos de ciudadela con una regularidad pasmosa. Más aún la configuración de su blindaje le protege bastante la ciudadela a distancias medias y cortas.
Pero toda la alegría se termina cuando aparece un acorazado, especialmente los acorazados alemanes. Estos tiene el blindaje para soportar cualquier intento de ciudadela y el Eugen sufre para prenderlos fuego. Tampoco es fácil decidir la distancia de combate, si uno se acerca para poder usar torpedos cae dentro de la temible secundaria de estos, si se aleja se revela la debilidad del blindaje: El blindaje de cubierta es muy débil. A largas distancias los tiros caen verticales e impactan no contra el blindaje de cintura si no contra el de cubierta que no puede parar nada de un calibre tan grande como el de los acorazados. Por eso recomiendo cuando vean algún acorazado, especialmente alemán, buscar donde esconderse.

En función antiaérea el barco es bastante aceptable. No frena una oleada de atacantes, pero su corto alcance hace que sea muy peligroso para los aviones perder tiempo girando en torno al Eugen para buscar una posición óptima. Acá el volumen de armas livianas (40mm o menos) se cobra sus víctimas.

Como cazador de destructores también funciona muy bien. Su gran “Búsqueda Hidroacústica” compensa sobradamente la performance de su HE.
En resumen un gran barco, muy bueno para “levelear” capitanes y para hacer créditos. Se especializa en la lucha contra otros cruceros, puede pelear bien contra destructores, su talón de Aquiles es los acorazados alemanes.

Les dejo un link al análisis que hace Martin MarTal así pueden además verlo en combate:

Copia íntegra de un artículo de Talleyrand y de un video de Martin MarTal.

¡Saludos a todos!

Anuncios

3 comments on “Prinz Eugen: ¡El nuevo Crucero Alemán Premium Tier VIII del World of Warships!

  1. Muy buen Articulo, me gusto mucho este barco y lo disfrute, ahora que estoy mas relajado, lo juego mucho y cada dia se pone mas interesante, me gustaria, como dije en el video, lo bufeen un poquito, por lo historico y lo importante que fue su historia en el conflicto nombrado. Pobre, ahi esta asomado pero no undido. Eso habla de que es un luchador como ninguno, no se resiste a caer…. Saludos.

    Le gusta a 1 persona

  2. lisandro83

    Linda nota!

    Le gusta a 1 persona

  3. talleyrandsud

    Gracias! Con esta nota me hago autor de Reporte de Batalla

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: